Campaña de los Dos Imperios

5 de Ventada

Canalburgo

El juicio de Vaire ha sido celebrado, siendo declarada culpable. Sin embargo, el juez, que no era precisamente amigo de los Hojamarga, mutó la pena de muerte por un Juicio de los Espíritus, ya que existían circunstancias atenuantes. Así pues, nuestra compañera debía acudir dos días después al Templo para superar la dura prueba.
El resto del grupo, salvo Lenara (que estaba con ella y haría de “enlace” en la operación) y Faran (que no aparecía), estaba preparado para entrar a sangre y fuego en caso de que la pena hubiera sido la muerte.
Al parecer, los Hojamarga tenían previsto cualquier contingencia, y su primer paso fue eliminar al enlace. Lenara fue atacada con una estratagema, y para cuando pudo despertar se encontraba en el interior de un ataúd que estaba siendo transportado hacia el cementerio por una carreta. Además, sus objetos, incluyendo la Lágrima de Alendra, habían desaparecido. Aunque denunciamos el ataque sufrido a las autoridades albas, pareció que nos tendríamos que encargar nosotros mismos.

Faran regresó finalmente al edificio de la Antigua Lander, con mucha información sobre los Hojamarga (un completo árbol de sus relaciones e ideas sobre sus planes).
Mientras reuníamos información en el barrio del Mercado del Artesano, Vaire es de nuevo atacada por un asesino, que disparó su ballesta desde uno de los tejados. Afortunadamente, logramos atraparle e interrogarle. Resultó ser del Gremio de Asesinos (?) de la ciudad, que se reúne en el Club de Caballeros, junto al Puente Tres Peniques.

Momentos más tarde retomamos nuestra investigación en el Mercado del Artesano, buscando a una anciana en concreto, pues fue la primera persona que vio a Lenara tras lograr salir de la carreta. Conseguimos dar con la casa de la mujer, y estuvimos con ella, pues nos atendió muy amablemente. Resultó ser un nuevo callejón cerrado. Sin embargo, tuvimos una extraña sucesión de sueños comunes, que terminamos con nuestro grupo arrastrando una carreta llena de cadáveres en dirección a Canalburgo. Dicho final resultó ser parte de la vida real: habíamos resuelto de un plumazo el robo de Lenara (faltaban encontrar sus objetos todavía, pero ya estábamos sobre la pista) y el misterio encontrado en el cadáver del serpántropo (era una cita entre éste y miembros de los Sombreros Negros, ya que el primero había decidido traicionar a los suyos).

Comments

Narrador

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.